4 d’octubre de 2013

La (CCUB) aportó grabaciones al Servei Català de Trànsit para tramitar denuncias

El caso de la mujer de Sant Fost de Campsentelles (Vallès Oriental) denunciada por los Mossos d'Esquadra por conducir temerariamente basándose en un vídeo grabado por un ciclista ha animado a muchos usuarios de este vehículo a filmar sus rutas y descubrir infractores que les pongan en peligro. El ejemplo citado  (véase La Vanguardia del 19 de agosto) motivó una campaña que ha recogido 820 adelantamientos incorrectos. La Coordinadora Catalana d'Usuaris de la Bicicleta  (CCUB) aportó ayer las grabaciones al Servei Català de Trànsit para que proceda a interponer las denuncias correspondientes tomándolas como pruebas.
La campaña en cuestión, Conductor, cada ciclista es una cámara, respeta el 1,5mts fue impulsada por la CCUB tras conocerse el caso de Sant Fost. La policía catalana recordó entonces que los vídeos son pruebas valiosas que refuerzan las denuncias y aunque no llamaron a una utilización masiva de las cámaras, sí que recomendó que, si se dispone de imágenes de infracciones o delitos, se aporten. Durante este tiempo, la entidad ha recibido gran cantidad de grabaciones que hacen los propios ciclistas con cámaras subjetivas en las
 que se ven vehículos motorizados que, al adelantar, no dejan la distancia lateral mínima de un metro y medio o no siguen otros requerimientos de la normativa de tráfico.

En una primera selección, que dura cinco horas, hay 820 situaciones incorrectas. Del análisis de los casos, la CCUB concluye que el 98% de los vehículos que adelanta a bicis lo hacen mal, sobre todo porque se acercan demasiado a los ciclistas. Otra cifra llamativa es que la probabilidad de que un ciclista sea arrollado en circunstancias de este tipo es de 150 por cada hora que está pedaleando. Una cuarentena de imágenes son de la N-II en el Maresme, una vía que la CCUB ve peligrosa porque los carriles sólo tienen 2,75 metros de ancho.

No respetar las distancias en estos adelantamientos es una infracción grave que resta cuatro puntos en el permiso de conducir pero que, asegura la CCUB, no se sanciona prácticamente nunca. La entidad ha solicitado al Servei Català de Trànsit que el importe económico recaudado por las denuncias de casos como estos se destine a proyectos de seguridad vial relacionados con el respeto y la seguridad de los ciclistas. Además, la entidad ha pedido a los Mossos que habiliten dispositivos en las carreteras habitualmente frecuentadas por ciclistas para detectar estas infracciones.

Los usuarios de la bicicleta insisten en que su vehículo es de bajo riesgo pero que al circular por carreteras donde el resto de conductores no respetan el metro y medio de separación, este riesgo se convierte en peligro. Se da la circunstancia de que mientras las muertes en carretera de los vehículos motorizados baja, las de las bicicletas suben.
La Coordinadora Catalana d'Usuaris de la Bicicleta (CCUB) aportó las grabaciones al Servei Català de Trànsit para que proceda a interponer las denuncias

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada